• Luis Melgar

Biopsias literarias. Tu gloria será eterna, de Carmen García Rodríguez.



Si las novelas fueran seres humanos, podría decir que conocí Tu gloria será eterna cuando aún estaba en el seno materno, en la mente de su autora. Tuve el placer de verla nacer cuando Carmen compartió sus primeras ideas con el resto de alumnos del itinerario de novela de la Escuela de Escritores al que ambos asistíamos. La acompañé durante su desarrollo, primero en la propia Escuela y después en un pequeño grupo de escritores que llamamos El Evú, en el que nos intercambiamos textos para comentar y corregir. Y fui testigo de cómo era publicada y se convertía en una novela adulta de la que su autora puede estar muy orgullosa.


Carmen García Rodríguez es una gran escritora. Ya lo era antes de cursar el itinerario de novela, pero ella aprovechó al máximo esos tres años, exprimiendo a cada uno de nuestros profesores y aprendiendo de cada ejercicio, de cada corrección, de cada detalle. Carmen es una de esas escritoras que saben mostrar y no contar, que sumergen al lector en un ambiente y en una historia haciendo que se olvide de la realidad. Tiene una sensibilidad extrema, lo que siempre se traduce en la profundidad de sus personajes. Utiliza el castellano divinamente y es una maestra en la magia de las palabras.


Tu gloria será eterna no es su primera novela, pero sí la primera que yo leí. Recuerdo que, al principio de los principios, Carmen quería contar la historia de Diego Mateo Zapata, un filósofo y médico criptojudío que vivió a caballo entre los siglos XVII y XVIII. De hecho, el origen de la novela, la “idea generatriz”, es una acuarela que Francisco de Goya le dedicó a Diego llamada Zapata, tu gloria será eterna. Sin embargo, una de las cosas que aprendimos en la Escuela es que, a menudo, para el escritor es mejor buscar un personaje menos conocido o incluso ficticio a la hora de componer una novela histórica. Fue así como Carmen dio con su protagonista, Alonso, y con la que será su gran amor: Magdalena.


La acción transcurre entre Segovia y Madrid y sigue la estela de la vida de Alonso, el último descendiente de una larga estirpe de comerciantes segovianos que tiene la mala fortuna de enamorarse de la mujer equivocada. Y es que su amada, Magdalena, tiene un secreto que por entonces podía poner en peligro su propia vida: su familia, a pesar de haberse convertido al cristianismo, continúa practicando el judaísmo. La historia de este amor prohibido se entrelaza con la del propio Diego Mateo Zapata, que vive una situación similar con la hermana de Alonso, Isabel. De telón de fondo, la Inquisición se percibe como una espada de Damocles de la que nadie estaba completamente a salvo.




Tu gloria será eterna es una novela profunda y bien documentada, pero al mismo tiempo ágil y cautivadora, de las que cuesta cerrar para irse a la dormir, de las que siempre se quiere leer «un capítulo más». Tras recibirla semana tras semana en las entregas del grupo de escritores, tuve el placer de leerla y comentarla toda seguida, al final del proceso, cuando Carmen estaba a punto de mandársela a su editor. Recuerdo que me acompañó en un viaje a Bogotá, a mediados de 2017. Me la devoré casi de una sentada.


Podéis encontrar Tú gloria será eterna en la web de la editorial, https://librosderviche.com/producto/tu-gloria-sera-eterna. No os decepcionará.

156 views0 comments